Cuando en diciembre de 1983 la Argentina recuperó el estado de derecho todos los argentinos, salvo repudiables excepciones, festejamos el triunfo de la resistencia de un pueblo que no soportó más el atropello. Las Abuelas de Plaza de Mayo somos parte de ese pueblo y también salimos a festejar en “nuestra” Plaza de Mayo con la convicción de que a partir de entonces pasaríamos a ser colaboradoras del Estado y no protagonistas en lo referido a la búsqueda de nuestros hijos y nietos. La realidad desarmó esa esperanza ya que el impulso de esta lucha sigue en nuestras manos. Si bien debemos reconocer qué nos devino de las políticas estatales en sus diferentes gobiernos como la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos, la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) se constituyó desde 1992 en el espacio de mancomunada tarea entre Abuelas de Plaza de Mayo y el Estado en lo referente a la búsqueda y encuentro de los bebés secuestrados durante la dictadura militar (1976-1983) la mayoría de ellos nacidos en centros clandestinos de detención durante el cautiverio de sus madres. Tarea ímproba ya que de ellos se desconocen datos identificatorios como la fecha de nacimiento, lugar del parto, sexo, rasgos fisonómicos, etc. Así entonces la labor de la CONADI, inédita e innovadora, bajo el amparo de la ley número 25457, avanzó en su constitución y tareas año tras año hasta nuestros días, sostenida por políticas claras en Derechos Humanos en la actual gestión del Gobierno Nacional. Integrada por comprometidas y valiosas personas, ellas han dedicado y dedican su tiempo a elaborar estrategias para desentrañar tan terribles e inéditas historias. No es sencillo sumergirse día a día en lo que fue e hizo el terrorismo de Estado con sus víctimas, seguramente la entereza y empecinamiento de los integrantes de la CONADI han posibilitado dar buen final a las múltiples expectativas de los jóvenes que dudan de su identidad y se acercan a ella. El respeto, la intimidad, el profesionalismo unido a la reserva y el calor humano dan marco a tan increíble tarea. Ese milagro preparatorio de la vida quedará reservado para las páginas blancas de nuestra historia.

ABUELAS EN FOTOS

Anuncios